Guacamole a la mexicana

Esta receta intenta reproducir el guacamole que hace Ana. No nos queda igual pero tiene un poco su esencia. Nos encanta. El truco está en el cilantro, si no te gusta, pues este no es tu guacamole. En tal caso puedes cambiar cilantro por lima, que hacen los dos la misma función, la de antioxidante. Tiene otro truco, y este es el de dejar el hueso de un aguacate en el guacamole, de este modo se conservará sin oscurecerse por la oxidación, parece magia pero lo he visto con mis propios ojos!
guacamoledeana

Resultan unos 300g aproximadamente. Fácil y rápido.
.
170kcal/100g de preparación. Rico en Hierro, Calcio, Magnesio, Fósforo,  Lecitina, Vitamina C y Cromo
.
El aguacate contiene muchos ácidos grasos poliinsaturados y lecitina que ayuda a la reducción de la formación de colesterol malo disminuyendo la posibilidad de sufrir arterioesclesrois. También se ha visto que ayuda a prevenir y tratar enfermedades como el Alzheimer, depresión o la esclerosis múltiple. Por su poder de regulación de la mineralización ósea, debido a su alto contenido en Vitamina D, se ha visto que es un fruto muy recomendable para tomarlo durante el crecimiento, evitando así el raquitismo en la infancia y, en la vejez, la osteoporosis.
.
El cilantro es un potente antioxidante previniendo el envejecimiento prematuro. A parte, se ha observado que ayuda a reducir los niveles de colesterol malo, previniendo enfermedades cardiovasculares. Su alto contenido en vitamina C ayuda a la correcta absorción del hierro. Por otro lado, se ha visto que estimula al páncreas a producir insulina, equilibrando los niveles de azúcar en sangre. Tiene propiedades antibacterianas, evitando así, algunas intoxicaciones alimenticias gracias a su contenido en limoneno. A demás, se le otorgan facultades diuréticas normalizando, de este modo, las cifras tensionales.

Ingredientes:
3 aguacates medianos
1 taza de cilantro fresco (hojas y ramitas más tiernas ligeramente picadas).
1 cucharada de aceite de oliva
1 chalota pequeña
Sal al gusto

Preparación:
En un mortero, si puede ser, disponemos los aguacates previamente cortados en dados, la cebolla picada, el cilantro, el aceite y la sal, con la mano del mortero machacamos la mezcla hasta obtener la textura deseada.
Deja un hueso de aguacate dentro para evitar la oxidación.
*En esta receta no hace falta poner lima pero si te gusta le puedes añadir el jugo de media pieza. De todos modos el cilantro es un excelente conservante.
Servir con tortitas de maíz preferiblemente.

Anuncios

Tarta milcapas de chocolate blanco y grosella al Ron

El otro día tuve que improvisar una tarta de cumpleaños. Como quería hacer algo divertido y diferente pensé en hacer una tarta hecha de tortitas y como era para uno que cumpliría los 30 creí que sería adecuado hacer una tarta de cumpleaños para adultos, por lo que le añadí Ron al tema. La verdad, el experimento salió muy bien. La receta resultó ser bastante fácil de preparar. Solo me lié un poco con el chocolate blanco, que tuve que hacerlo desde cero, pero esto lo hizo más interesante aún.

tarta de tortitas

Ingredientes:
*Para las tortitas
250g de harina de trigo
300ml de leche de soja
5-6 cucharaditas de cacao en polvo
1/2 taza de Ron
150g de azúcar
1 cucharadita de vinagre de manzana
1 cucharadita de bicarbonato
1/2 taza de nueces peladas
50ml de aceite de girasol

*Chocolate blanco (crema)
1 y 1/2 taza de manteca de cacao
5-6 cucharaditas de leche de soja en polvo
100m de azúcar
400ml de leche de soja
7 cucharaditas de maizena

*Coulis de grosella
1 y 1/2 taza de grosellas frescas o congeladas
1/2 taza de ron
1/2 taza de zumo de manzana o agua
100g de azúcar (si utilizas zumo de manzana añade menos cantidad)

Procedimiento:
*En una batidora mezclamos todos los ingredientes para la masa de tortitas y poco a poco el aceite de girasol. Una vez bien mezclado y batido, dejamos reposar en la nevera. Con el vinagre y el bicarbonato conseguiremos que la masa sea más esponjosa y jugosa, puesto que ambos reaccionan emitiendo CO2 y consecuentemente resultando en pequeñas burbujitas que mejoran la masa una vez cocinada.
* Para preparar el chocolate blanco vegano derretiremos la manteca de cacao al baño María y agregaremos la leche de soja en polvo junto con el azúcar. Una vez listo agregaremos la leche de soja y la harina de maíz para espesar (puede ser que necesites menos cantidad que lo que apunta la receta puesto que tuvimos algunos problemas en la preparación). La idea es que quede una crema ni muy líquida ni muy espesa, lo suficiente como para poder verterla en cada capa de la tarta. Recuerda que al enfriarse la crema esta se vuelve más sólida.
*Para el coulis dispondremos todos los ingredientes en una batidora y trituraremos hasta obtener una mezcla homogénea.

Para preparar las tortitas calentaremos un poco de aceite en una sartén grande por cada tortita que preparemos. Con un cucharón (parecido al proceso de cocinar Crepes) expandiremos un poco de masa de un diámetro aproximado de 15 cm y cocinaremos a fuego lento por cada lado. La tortita tiene que ser de aproximadamente medio centímetro de grosor, no más.
En una fuente iremos disponiendo las tortitas y una capa de chocolate blanco alternando con el coulis hasta que nos parezca suficiente. A nosotros nos salieron unas 8 capas, nos sobró masa, y tuvimos que obviar 3 tortitas por fallos técnicos 😛 , por lo que la receta da para mucho… 🙂 también sobró chocolate blanco, que más tarde se lo puedes añadir a las porciones cortadas individualmente.

*El resultado es muy curioso y muy bonito, se corta muy bien con un cuchillo largo.