ANTIINFLAMATORIOS NATURALES

alimentos-detox-cuerpo

Antiinflamatorios naturales: ajo, cebolla, frutos rojos y especias

En primer lugar, la secretaria científica de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), la dietista-nutricionista Andrea Calderón, distingue en una entrevista los conceptos dieta antiinflamatoria de dieta detox o dietas basadas en fruta y verdura.

“Es común pensar que nos referimos a conceptos similares a dieta detox o dietas basadas únicamente en fruta y verdura, pero nada más lejos de la realidad”, matiza la experta, que agrega que una dieta equilibrada ya incluye de por sí “multitud de alimentos diferentes con propiedades antiinflamatorias”.

Antiinflamatorios naturales: ajo, cebolla, frutos rojos y especias

“En general, un alto consumo de alimentos ricos en partículas tanto antiinflamatorias como antioxidantes han demostrado relacionarse con un menor grado de inflamación global en el organismo, así como con el frenado de la cadena de reacciones de inflamación”, continúa la experta.

Así, la doctora agrega que en patologías como la fibromialgia o la artritis “se ha encontrado mejoría tanto en la patología como en el bienestar de la persona y la reducción modesta de dolencias y molestias”.

En este sentido, una dieta antiinflamatoria sería la “rica en alimentos vegetales: verduras y hortalizas diariamente, el consumo de dos o tres piezas de fruta a diario y la introducción de legumbres varias veces a la semana, así como de semillas, frutos secos, cereales integrales o de grano entero…”, enumera la secretaria científica de la SEDCA.

Existen numerosos alimentos básicos de un patrón de dieta saludable que, gracias a sus nutrientes y componentes bioactivos antioxidantes, desencadenan reacciones antiinflamatorias y antioxidantes en el organismo.

Los efectos de esta dieta son mayores “si se acompaña con la práctica de actividad física y una adecuada calidad del sueño”, añade la experta.

 

Pero, además, “algunos alimentos especialmente se han asociado con el desarrollo de mecanismos antiinflamatorios más potentes debido a su alto contenido en compuestos antioxidantes y antiinflamatorios y la presencia de algunas vitaminas y minerales“, según la experta.antiinflamatorios-naturales_18899_l

Calderón cita “ajo, cebolla, frutos rojos, hierbas y especias en general, las grasas de la familia omega 3, es decir, pescado azul, semillas de chía y lino, nueces…”.

 

“Aunque es realmente el patrón de dieta global, y no el consumo de un alimento específico el que ofrecerá los resultados beneficiosos”, incide la secretaria científica de la SEDCA.

Los componentes principales que desencadenan los mecanismos antiinflamatorios en el organismo son, según la experta, los minerales como el selenio, el zinc o el magnesio, y las vitaminas A, C, E, y algunas del grupo B.

En cuanto a los componentes no nutrientes contenidos en los alientos, los fitoquimicosfitoquímicos o antioxidantes que consiguen este efecto antiinflamatorio, contenidos sobre todo en alimentos vegetales son el licopeno, las antocianinas o los betacarotenos.

“Cada uno de estos componentes confiere un color diferente al alimento. Por ejemplo, el licopeno da el color rojo del tomate y tiene efectos antiinflamatorios, así como las antocianinas dan un toque morado y se encuentran en los frutos rojos y la uva o los betacarotenos, que confieren el color anaranjado en alimentos como zanahoria o calabaza”, apostilla Calderón.

No son sustitutivos a los fármacos

Sin embargo, la secretaria científica de la SEDCA hace hincapié en que aunque los alimentos mencionados “tienen componentes que favorecen la antiinflamación y que, incluso, mejoran la calidad de vida en personas con patologías inflamatorias, no podemos hablar de ellos como si sus efectos fueran similares a los de un medicamento”.

Tampoco “en ningún caso podrían sustituir un tratamiento farmacológico cuando fuera necesario.

Sus efectos, además, se desarrollan a largo plazo con una dieta saludable en el día a día, y no por el consumo elevado de un alimento o alimentos concreto”, avisa Calderón.

La otra cara de la moneda: alimentos proinflamatorios

La secretaria científica de la SEDCA también especifica que “de la misma forma, existen otroscompuestos procedentes de productos insanos que producen inflamación“.

Es el mismo mecanismo que la dieta equilibrada, sólo que en esta ocasión “patrones dietéticos insanos pueden desencadenar reacciones inflamatorias en el organismo”, matiza la experta.

“El elevado consumo de azúcares añadidos y de grasas vegetales refinadas, como la grasa de girasol, de palma, palmiste o coco, son los principales causantes alimentarios de la inflamación en organismo.

Su consumo de forma habitual procedente de bollería, dulces, refrescos, precocinados, pizzas, comida rápida… se asocia con la producción de partículas inflamatorias en el organismo que, además, favorecen mecanismos de oxidación o, lo que es lo mismo, producción de radicales libres”, indica Calderón.

La experta también menciona la elevada ingesta de harinas blanca o refinadas y el bajo consumo de harinas integrales: galletas, pan blanco, pasta blanca siempre.

“En definitiva, un estilo de vida saludable, dieta sana y moverse, favorecen mecanismos antiinflamatorios y antioxidantes, así como reducen el riesgo de multitud de patologías relacionadas; mientras que una dieta insana, el sedentarismo y hábitos como fumar o beber alcohol, favorecen la inflamación y oxidación del cuerpo”, resume Calderón.